Reduciendo el reflujo sin medicamentos en bebes y niños pequeños

Por Jennifer Rackley


Con frecuencia se usan medicamentos para tratar el reflujo gastroesofágico en niños de tierna edad y los mismos ocupan un lugar importante en el plan de tratamiento. Si usted busca maneras de ayudarse que no involucre medicinas, usted ha llegado al sitio indicado! Hay muchas cosas que usted puede hacer para ayudar a disminuir los síntomas del reflujo gastroesofágico de su criatura que no tiene nada que ver con medicamentos.

Postura

Muchos niños de tierna edad encuentran alivio de los síntomas que produce el reflujo gastroesofágico al tomar la siesta o al dormir por la noche en una cuna levantada a un ángulo de 30 grados. Se piensa que este es el ángulo ideal para ayudar en la digestión y evitar la sensación de ardor en los vías respiratorias y el esófago. Cuando se le coloca en un ángulo, la fuerza de gravedad ayuda a que la criatura mantenga los contenidos del estomágo en el estomágo.

Hable con su pediatra sobre la manera apropiada para colocar a su criatura en la cuna. Hay muchos productos a la venta en el mercado que son magníficos para mantener la postura adecuada al dormir. Sin embargo, tenga cuidado cuando deje a su niño por la noche en sillas para automóviles o en columpios. Parecería que estos son los mejores lugares para que las criaturas mantengan una posición adecuada al dormir; sin embargo, algunos estudios sugieren que estos pueden restringir el oxígeno en su niño al comprimirse la pared del tórax.

Es también muy importante que un niño que sufre de reflujo permanezca quieto y en posición vertical después de las comidas. Acostar a un niño o hacerle brincar después que se alimenta agrava el reflujo, puede provocarse vómito y episodios de atragantamiento. La mayoría de los bebés con reflujo necesitan mantenerse en posición vertical por lo menos 30 minutos después que han sido alimentados.

Reducción de Gas

Los bebés con reflujo son notorios por la dificultad en eructar aunque ellos realmente necesitan liberar el gas acumulado para ayudar a reducir sus síntomas. Puede parecer fácil pasar por alto este paso cuando a usted le falta el sueño o cuando se trata de un bebé difícil de alimentar pero el costo a la larga será muy alto para usted. Si saca los gases adecuadamente a su bebé que sufre de reflujo reducirá la cantidad de saliva y el dolor que él pudiera sentir mas tarde.

Si lo alimenta con biberón, busque un mamón que limite la cantidad de aire que traga. Si usted nota que su niño toma entrecortadamente o emite sonidos cuando le da el biberón,

Puede ser que necesite un mamón de flujo más lento. Si el tamaño del mamón no es el correcto y si el biberón se mueve de un lado para el otro, eso también aumenta la cantidad de aire que el niño ingiere. Si está dando de lactar y el golpe de leche es muy fuerte, podría inundar a su criatura. Talvez usted debería bombear leche de sus senos antes de empezar a alimentar a su bebé para prevenir que trague demasiado aire. Restringir el juego a la hora de lactar también ayuda a disminuir el aire que traga su bebé.

Cambio de Comidas

El engruesamiento del alimento puede restringir el reflujo en algunos niños. Se piensa que el líquido más grueso ayuda a bajar el contenido del estomágo. Se suele engruesar cereales de un solo grano; sin embargo, también puede hacer esto con productos comerciales tales como “Simply Thick” o “Thick It.” Las fórmulas especiales para el reflujo gastroesofágico como Enfamil AR espesan al bajar al estómago y también ayudan a restringir el reflujo gastroesofágico de manera similar.

Pregunte a su pediatra sobre algunas de las fórmulas mencionadas en mis últimos escritos para ver si esos cambios en la dieta pudieran ayudar a su bebé. Recuerde que algunas de ellas pueden resultar muy caras; por lo tanto, hable con el médico de su niño antes de comprometerse con estos tipos de fórmulas.

Otra medida que puede ayudar a reducir los episodios de reflujo es darle el biberón a su bebé con mayor frecuencia. Se necesita programar los biberones de esta misma manera para muchos niños pequeños que sufren de reflujo gastroesofágico, aunque otros niños de la misma edad, que no padecen de reflujo, hayan cambiado y tomen biberones con mayor capacidad y sean alimentados menos frecuentemente. Los niños con reflujo podrían no tolerar el mismo volumen de alimento en sus estomágos como los otros niños. Si a un niño que padece de reflujo se le da de comer demasiada cantidad, se le puede causar mucho vómito.

Si su bebé sufre de reflujo gastroesofágico, no lo compare con otras criaturas. Con un poco de paciencia y perseverancia la mayoría de estos bebés llegan a aliviarse de sus síntomas. Muchas de estas sugerencias ayudarán a que se mantengan cómodos mientras llega el día en que se alivien completamente del reflujo.



Verifíquelo primero con su médico!